martes, 21 de junio de 2011

El extraño caso de Nicolás Salmerón, un político honrado.


Nicolás Salmerón Alonso nacido en Alhama de Almería (Almería), fue un político y filósofo español, fue Presidente del Gobierno en la Primera República Española durante mes y medio en 1873. Fue catedrático de Historia Universal en la Universidad de Oviedo y de Metafísica en la Universidad de Madrid, y estudioso de las teorías de Krause, que inspiraron a la Institución Libre de Enseñanza.

Nicolás Salmerón

Ha sido uno de los políticos más honrado que ha tenido este país. Quizás por eso solo duró dos meses en la presidencia de la Primera República. No temía a ninguna institución, ni a ningún Dios, solo temía traicionar a su conciencia. Dejó el poder antes que poner su firma en la sentencia que condenaba a muerte a varios soldados desertores en el frente de batalla carlista.Por eso el epitafio que hay en su tumba escrito por Georges Clemenceau, en su panteón en el cementerio civil de Madrid es uno de los más bonitos del lugar. "Dejo el poder por no firmar una sentencia de muerte"


Monumento funerario de Nicolás Salmerón
Epitafio


Durante su vida política había luchado por la educación en España. Los Borbones se la tenían jurada. Para ejemplo de la contundencia de sus planteamientos una vez espetó: Sabéis lo que cuesta mantener la Monarquía? Pues trece millones de pesetas. "¿Sabéis lo que se paga en España por todos los institutos de Secundaria? Pues diez millones de pesetas. Es decir, que vale más mantener al monarca que educar la nación".

Estatua en Almería

Cuando murió en 1908 estaba de vacaciones en los Piríneos franceses, el traslado de sus restos desde Francia a Madrid en un tren especial colapsó la ciudad. Todos los diputados interrumpieron la sesión del Congreso, para salir a las escalinatas a inclinar la cabeza al paso del féretro.


Fuente: Wikipedia, Menudas historias de la Historia, Filosofía.org



12 comentarios:

  1. que tendrá que ver no ser corrupto con no firmar una sentencia de muerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues que hay q tener corrupta la mente y el alma para firmar sentencias de muerte...

      Eliminar
  2. Mucho.Los principios de la honestidad están unidos a los del respeto a la vida.

    La premisa contraria también funciona. No hay dictador o gobernador asesino en la historia que no se corrompiera simultaneamente.

    Que los españolitos no sepan todavía de la corrupción de su ex-caudillo, no siginifica que ésta no exista y se pueda levantar el día que haya una verdadera transición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ex-caudillo, era corrupto, pero no el resto de personas... Si lo eran se arriesgaban a morir sin juicio justo.
      En cambio ahora tenemos un monarca corrupto, que permite que todo el mundo lo sea.
      Y por cierto todo el bienestar vino por ese ex-caudillo. Cierto también que no había libertad de expresión y de tantas otras cosas... Pero había educación, sanidad, las empresas al ser nacionales, el dinero se redistribuía y funcionaban (igualito que ahora...).

      Eliminar
    2. El ex-caudillo, era corrupto, pero no el resto de personas...

      Una tontería: era corrupto cualquiera que tuviese cualquier mínimo "padrino" que le protegiese, y había muchos. Tú dirás que lo mismo que ahora pero la diferencia es que ahora existe la posibilidad de denunciar a la policía, a los medios, a Europa.. en aquella époco sólo existía miedo y más miedo y la gente callaba pq la última decisión no la dictaba la justicia si no el capricho de un caudillo arbitrario y su jauría que estaban por encima de la ley. Porque en aquella época no se condenara a poderosos no significa que no hubiera corruptos si no que no había valor ni medios para hacerlo; pq la mierda estuviera oculta bajo la alfombra no es motivo para decir que la casa estuviera bien barrida.

      Eliminar
  3. Que tendrá que ver saber leer con comprender lo que se lee...

    ResponderEliminar
  4. lo triste es que en almeria sea conocido como "quedamos en la estatua esa del paseo"

    ResponderEliminar
  5. Curiosidades de la vida: llevo poco tiempo en Almería y hace 2 días me "presentaron" la estatua de Nicolás Salmerón, ayer estuve en la biblioteca Nicolás Salmerón y hoy me encuentro esto en meneame.net, ya es hora de que lea algo de este hombre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y no has estado en el parque Nicolás Salmerón , también en Almería?

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Un político honrado es la excepción que confirma la regla. Además, como falleció hace más de 100 años se podría decir que los políticos honrados se extinguieron hace tiempo.

      Eliminar

Archivo del blog