lunes, 29 de mayo de 2017

Cuando Mao humilló a Kruschev


La lista de cosas que Nikita Kruschev no podía hacer era larga; una de ellas iba a cambiar la historia entre dos naciones. Se ha sugerido que Kruschev sobrevivió a las purgas soviéticas de la década de 1930 y principios de 1950 porque era el único miembro del Politburó más bajo que Stalin. También es posible que, si hubiera sabido nadar, la ruptura entre los partidos comunistas de Rusia y China se podría haber evitado.

El primer ministro soviético trabajaba en una mina cuando llegó la revolución a Rusia en 1917. Años después era un político que aunque no destacaba era relevante en el partido comunista. Sin apenas educación escolar, solo cuatro años de colegio, era muy fácilmente intimidado por personas con un nivel escolar superior.. Era un entusiasta de “avances” científicos, sin esperanza, como un rayo de la muerte para las ratas. Era tan torpe que Stalin se divertía obligandole a bailar un gopak, un baile que exige la clase de atletismo y agilidad que Kruschev no tenía.

Kruschev y Stalin 1936   FUENTE

Cuando Kruschev inesperadamente se convirtió en el sucesor de Stalin en 1953. Por un lado fortaleció su caracter como nuevo líder en el poder. Pero también su aguda conciencia le obligó a dar su famoso “discurso secreto” en el 20º Congreso del Partido Comunista en 1956, denunciando a su predecesor e iniciando el proceso de desestalinización del régimen. Sin embargo, Kruschev sin la cautela de Stalin en política exterior pudo llevar el mundo al desastre durante la Crisis de los Misiles de 1962.

Otras aventuras en política exterior de Kruschev forman un capítulo revelador de su personalidad. Eisenhower lo invitó a recorrer los EE.UU. en 1959. Aceptó la invitación pero con el deseo profeso de visitar Disneyland y conocer a Marilyn Monroe. Durante la visita del primer ministro soviético, visitó Hollywood, donde la diosa de la pantalla hizo un breve discurso en ruso dándole la bienvenida.




En el curso de sus viajes al exterior, Kruschev se encontró jugando al gato y al ratón con el presidente del Partido Comunista de China, Mao Zedong. Mao era el gato y Kruschev el ratón. Las relaciones entre China y la URSS eran mucho peores de lo que aparentaban. Desde la perspectiva soviética, un campesino como Mao, había logrado algo que la dialéctica marxista insiste que no es posible. Mao, orgulloso de la historia de su país invencible, creía que él era el líde del comunismo mundial. Estaba resentido con Stalin que lo trataba como un hombre de las cavernas del marxismo y al que a sus escritos le parecían feudales.

Cuando Mao hizo su primera visita a Moscú después de tomar China, en 1949, se esperaba un recibimiento especial, pero fue humillado al ser recibido como uno más entre los invitados que habían llegado para celebrar el 70 cumpleaños de Stalin. Cuando estalló la guerra en Corea, la URSS obligó a China a pagar hasta el último rublo de las armas que les vendió para ayudar a los norcoreanos. Mao quería venganza.

Su oportunidad llegó ocho años más tarde, cuando Kruschev hizo una segunda visita de Estado a China. Su primera, en 1954, había sido difícil, sin alfombras rojas sin guardias de honor, sin abrazos... En la segunda visita, Mao había dado orden que a la comitiva de Kruschev se le diera alojamiento en un hotel antiguo sin aire acondicionado, en el húmedo y sofocante verano de Pekín.

FUENTE

Cuando se iniciaron las conversaciones a la mañana siguiente, Mao se negó rotundamente una propuesta soviética para iniciativas de defensa conjunta. Mao fumaba, aunque Kruschev lo odiaba. Mao había hecho sus deberes. El sabía lo mal educado que era Kruschev, sus hábitos y sus debilidades. Había descubierto que el orondo premier ruso no sabía nadar. A Mao, por el contrario, le encantaba nadar. Por eso, cuando Mao se presentó en las conversaciones del 3 de agosto vestido con un albornoz y zapatillas, Kruschev sospechó que estaba en problemas. Sus temores se hicieron realidad cuando un ayudante de Mao le dió un bañador verde con un par de tallas más y Mao le insistió en que fuesen a la piscina.

Mao nadaba arriba y abajo mientras los intérpretes soviéticos y chinos iban junto a la piscina, luchando para entender lo que Mao estaba diciendo entre jadeos y salpicaduras de agua. Kruschev, por su parte, estaba en una esquina de la piscina en la parte que hacía pie. En un toque de malicia, Mao le sugirió que se uniera a él en la zona más profunda de la piscina. Con dos flotadores y con problemas para mantenerse a flote, después de un considerable esfuerzo, el líder soviético se puso en movimiento, nadando como un perrito hasta donde estaba Mao.

Mao nadando en el río Yangtze  FUENTE

Los resultados de las conversaciones se hicieron sentir casi de inmediato. Kruschev ordenó el regreso de los consejeros de la URSS en China. En venganza, en la siguiente visita de Kruschev a Pekin, en 1959, no tenía ni siquiera un micrófono para dar un discurso. Un mariscal chino llamado Chen Yi provocó a los soviéticos, Kruschev le espetó: “No te atrevas a escupirnos, desde la altura de un mariscal. No tiene suficiente saliva.”

La ruptura chino-soviética era real, y con él llegó la oportunidad para Kissinger que planteó la posibilidad de la cooperación chino-estadounidense y presionó a los soviéticos para recortar la ayuda a los vietnamitas del Norte. Esto condujo rápidamente a las conversaciones de desarme SALT y puso en movimiento la larga secuencia de eventos que acabó en el colapso del bloque soviético en 1989. Todo empezó con un traje de baño verde y dos flotadores.

Vía: Smithsonian


jueves, 25 de mayo de 2017

Plutón sigue siendo un planeta en Nuevo México


El 24 de de agosto de 2006 fue un mal día para Plutón. Ese día la Unión Astronómica Internacional estableció tres condiciones para que un cuerpo celeste fuese considerado un planeta. Un planeta debe orbitar alrededor del Sol, tiene que tener la masa suficiente para ser redondeado por su propia gravedad, y debe tener una cierta cantidad de fuerza gravitacional para despejar la zona de su órbita.

Plutón  FUENTE

Plutón no cumple la tercera condición, por lo que una vez que esas reglas se pusieron en marcha, Plutón fue degradado a “planeta enano”. Pero eso no es un problema en Nuevo México, alli se considera todavía un planeta de pleno derecho cuando cumple una condición.

En 2007, la Cámara de representantes del Estado, estableció tras votación que: “Cuando Plutón pasa por encima de los excelentes cielos nocturnos de Nuevo México, es un planeta". De tal manera que cuando pasa esto, Plutón sigue siendo un planeta en este estado norteamericano.

El estado de Nuevo México tiene una conexión especial con Plutón, pues Clyde Tombaugh, su descubridor, enseñó astronomía en la Universidad Estatal de Nuevo México durante 20 años y era un residente orgulloso del estado.


Vía: Nerdist



lunes, 22 de mayo de 2017

El candidato a presidente que sacó más votos que votantes


Charles Dunbar Burgess King (12 marzo 1875 a 4 septiembre 1961) fue un político liberiano. Miembro del partido True Whig Party, que gobernó el país desde 1878 hasta 1980, fue presidente de Liberia desde 1920 hasta 1930.

En las elecciones presidenciales de 1927, King obtuvo 234.000 votos. Teniendo en cuenta que en Liberia había 15.000 votantes registrados, King obtuvo el dudoso honor de figurar en el Libro Guinness de los Récords, en el apartado de la elección más fraudulenta de la historia.

CBD King of Liberia.jpg
Charles King  FUENTE

Su rival Thomas Faulkner después de perder la elección presidencial de 1927 acusó a muchos miembros del partido de King de traficar con esclavos. La Sociedad de Naciones estableció una comisión bajo la dirección del zoólogo británico Cuthbert Christy para determinar el alcance del trabajo esclavo en Liberia.

En 1930 la Sociedad de Naciones publicó el informe del comité, conocido como el 'Informe Christy' en el que se apoya muchas de las alegaciones de Faulkner, e implicó a muchos funcionarios del gobierno, incluyendo al vicepresidente Allen Yancy. Después de este informe King dimitió.


Vía: Wikipedia

martes, 16 de mayo de 2017

El puente internacional más corto del mundo


A pesar de que sólo mide 3,2 metros este puente conecta a dos países, España y Portugal.

Financiado por la Unión Europea, esta pequeña infraestructura de madera fue construida a principios de este siglo por trabajadores de ambos países.

FUENTE

El pequeño puente une el municipio español de La Codosera con el municipio portugués de Arronches. Dado el pequeño tamaño del puente, es mayoritariamente de uso peatonal, aunque las motocicletas también pueden utilizarlo.

Vía: Atlas Obscura


miércoles, 10 de mayo de 2017

El Telharmonium: El Spotify de 1906


El Telharmonium, cuya patente fue concedida en 1897. Era, en esencia, un Spotify victoriano. Inventado por el abogado Thaddeus Cahill, era conocido inicialmente como Dynamophone. El Telharmonium utilizaba las redes telefónicas para transmitir música desde Manhattan a restaurantes, hoteles y hogares de la ciudad. Los suscriptores pedían al operador que los conectase a la Telharmonium, y los hilos de su línea telefónica se vinculaban con los cables que salían de la estación central donde estaba el Telharmonium. Las melodías generadas se transmitían al receptor del teléfono, que estaba equipado con un gran embudo de papel para ayudar a amplificar el sonido. (El amplificador eléctrico aún no se había inventado).

Cahill  FUENTE

La música en vivo se interpretaba en la calle 39 en Broadway. Toda una planta del edificio, que se conocía como Telharmonic Hall, tenía las 200 toneladas de maquinaria necesaria para generar las melodías del Telharmonium. Rotores giratorios, paneles de control, transformadores y alternadores, el instrumento parecía un taller mecánico.

En medio de toda esta maquinaria, la Telharmonium necesitaba al ser humano para generar las melodías. En una habitación un piso por encima de la Telharmonic Hall, había dos teclados conectados a todos los rotores y generadores de cables. Cahill contrató a músicos para tocar estos teclados. Cada tecla, cuando se pulsaba, operaba en un interruptor, donde las ondas eléctricas se transformaban a través del teléfono, en ondas sonoras. Cahill siempre tenía dos músicos tocando de forma continua, las 24 horas del día.

Telharmonium  FUENTE

Mark Twain, quizó ver la máquina con sus propios ojos y escuchar esta nueva maravilla. El escritor dijo en el Times, “Cada vez que veo o escucho una nueva maravilla como esta pienso que tengo que posponer mi muerte de inmediato.” Twain fue uno de los primeros suscriptores del Telharmonium.

Los suscriptores tenían que pagar 20 centavos por hora para escuchar el Telharmonium, con la capacidad de cambiar el tipo de música que oían al instante y apagarla siempre que quisieran. Al principio fueron los hoteles y restaurantes, los primeros suscriptores. Finalmente se puso a disposición del público en general en 1907. Cahill queríaampliar la cobertura geográfica más allá de la ciudad de Nueva York, así como la cantidad y variedad de oferta musical. Por desgracia, las limitaciones tecnológicas y económicas frustraron estos sueños.

Dos músicos tocando el Telharmonium en el Telharmonic Hall  FUENTE

Debido a la falta de amplificación electrónica, toda la música tenía que ser generada a plena potencia. Los rotores tenían que alimentar a cientos de pequeños auriculares de teléfono. Se trataba de un sistema muy ineficiente que perdía una gran cantidad de electricidad a lo largo del camino. Los suscriptores escuchaban la música muy debilmente o distorsionada. Las conversaciones telefónicas eran interrumpidas regularmente por los sonidos de la Telharmonium, que se filtraban por las líneas de teléfono. En abril de 1907, Hammond Hayes, jefe del departamento de ingeniería de AT&T, determinó que “cualquier inversión en el Telharmonium sería enormemente costosa y poco rentable durante muchos años”.

A pesar de los intentos de Cahill para mantener el servicio en marcha, el recorrido de la Telharmonium terminó en 1916. En 1920, las 200 toneladas de maquinaria habían sido retiradas del 39 de Broadway.

Aunque el Telharmonium finalmente no tuvo éxito, si tuvo un profundo impacto en el desarrollo de la música generada electrónicamente. El órgano Hammond, desarrollado en la década de 1930, funciona de acuerdo con la tecnología de Cahill.

Vía: Atlas Obscura


jueves, 4 de mayo de 2017

El niño Jones: El acosador de la Reina Victoria


Edward Jones (1824-1893), apodado "el Niño Jones" por los periódicos de la época, era un adolescente británico que se hizo famoso por colarse varias veces en el palacio de Buckingham entre 1838 y 1841.

En 1838, a la edad de 14 años, Jones entró en Buckingham Palace disfrazado de deshollinador. Fue capturado por un guardia en la sala de mármol y, después de una persecución, capturado por la policía en la calle de St. James. Llevaba ropa interior de la reina Victoria bajo sus pantalones. Fue llevado al juzgado de guardia, pero fue absuelto por el jurado.

El 30 de noviembre de 1840, nueve días después del nacimiento del primer hijo de la reina Victoria, escaló la pared del palacio de Buckingham y entró en el palacio sin ser descubierto. Al día siguiente, la baronesa Lehzen lo descubrió bajo un sofá en el vestidor de la Reina y fue detenido. Fue condenado a tres meses de condena en un correcional.

FUENTE

El 15 de marzo de 1841, después de un aperitivo en uno de los aposentos reales, fue de nuevo capturado por la guardia de palacio. Esta vez, fue condenado a tres meses de trabajos forzados. Este incidente causó un gran revuelo, y se aumento el efectivo de guardias de palacio. Poco tiempo después, fue capturado merodeando en las inmediaciones del palacio de Buckingham. Fue enviado a hacer servicios en la Armada.

Jones se convirtió en un alcohólico y un ladrón, emigró a Australia. En la década de 1880, Edward Jones adoptó el nombre de Thomas Jones en un vano intento de escapar de su pasado. Murió en 1893 en Bairnsdale, Australia, al caer de un puente en estado de ebriedad.

Vía: Wikipedia


martes, 2 de mayo de 2017

Las pelucas empolvadas, la sífilis y los piojos.


Durante casi dos siglos, las pelucas empolvadas estuvieron de moda. La peluca nunca habría sido tan popular, si no hubiese existido la sífilis.

Por 1580, la sífilis se había convertido en la peor epidemia en Europa desde la peste negra. Una multitud de pacientes con sífilis llenaban los hospitales de Londres. Sin la existencia aún de antibióticos, las víctimas se enfrentaba a los efectos de la enfermedad: heridas abiertas, erupciones desagradables, ceguera, demencia y pérdida de cabello. La calvicie invadió Europa.

La caída del cabello suponía la vergüenza pública, pues se relacionaba directamente con la enfermedad. El pelo largo era un símbolo de status, y una calva echaba abajo la reputación. El brote de sífilis hizo que las víctimas escondieran su calvicie y las sangrientas llagas que recorrían sus caras, con pelucas hechas de caballo, cabra, o cabello humano. A las pelucas se les añadía polvo con aroma a lavanda o naranja, para ocultar cualquier olor desagradable. Por aquel entonces las pelucas aún no eran muy estilosas, eran más una necesidad que un complemento de moda Eso cambió en 1655, cuando el rey de Francia comenzó a perder su pelo.

Luis XIV  FUENTE

Luis XIV empezó a perder el pelo a los 17 años. Contrató a 48 fabricantes de pelucas para salvar su imagen. Cinco años más tarde, su primo y rey de Inglaterra Carlos II, hizo lo mismo cuando su cabello comenzó a llenarse de canas (ambos probablemente tenían sífilis). Cortesanos y otros aristócratas copiaron inmediatamente a los dos reyes. Ellos lucían pelucas, y el estilo se propagó por la clase media-alta. Y nació la moda de las pelucas estilosas y empolvadas. El costo de las pelucas aumentó, y se convirtieron en un elemento para hacer alarde de riqueza. La palabra “pez gordo” fue acuñada para describir a los que podían permitirse grandes pelucas.

Carlos II de Inglaterra  FUENTE

Tras la muerte de los dos reyes las pelucas continuaron en la cresta de la ola. Eran muy prácticas. En ese momento, los piojos estaban por todas partes. Las pelucas frenaban el problema. La gente se afeitaba el pelo para adaptar la peluca, los piojos acampaban en sus pelucas. Una peluca era mucho más fácil de despiojar, se hervía la peluca y adiós.

A finales del siglo XVIII, la peluca desapareció. Los ciudadanos franceses acabaron con peluca durante la revolución, y los británicos dejaron de llevar pelucas después de que William Pitt estableció un impuesto sobre el polvo del pelo en 1795.


Vía: Mentalfloss

Archivo del blog